El café en el Arte

Pliego de descargo

El Club Café Olé es un blog recopilatorio de todo aquello que de bueno sobre el café se encuentra en la red, y en el que también tienen cabida artículos de elaboración propia. Desde el comienzo quedó clara esa cualidad compilatoria y por eso descuidamos precisar las autorías o la procedencia de los post recogidos en otras páginas. Dado que este Club no tiene ánimo de lucro, ni nos mueve afán de adjudicarnos méritos que no nos corresponden, pedimos disculpas por cada vez que hemos incurrido en el descuido y prometemos enmendarnos a partir de ahora, citando siempre fuente o procedencia de todo aquello cuya autoría nos sea ajena.

miércoles, 18 de julio de 2007

AROMAS DE DAKAR


Aromas de Dakar es una cafetería que está en el Centro Comercial de Tres Aguas, en Alcorcón. Allí nos podemos deleitar con gran variedad de cafés.

Su especialidad es el espresso, un café fuerte que, si lo tomas con leche su crema se queda en tus labios y su sabor en tu paladar.

Nunca te sientes solo alló, porque Conchi, su propietaria, siempre tiene una sonrisa para sus clientes y conversación.

NOTA:

Texto de Milindris;

Imagen de Raquel.

miércoles, 11 de julio de 2007

El café rwandés: De lo ordinario a lo extraordinario


Este año, el café rwandés se incluye en Starbucks. En la creación de una marca de café de calidad premium, a partir de un producto de consumo masivo y bajo rendimiento, participaron organismos de ayuda y empresas privadas.

Para saber cómo se transformó el café rwandés ordinario en una elección de gourmet, nos dirigimos a Schluter S.A. empresa de “cafetaleros africanos” que está en el negocio desde 1858. Philip Schluter, que forma parte de la sexta generación al frente de la empresa familiar con sede en Suiza, explicó el proceso a Forum de Comercio.

Tradicionalmente, el café rwandés se cultiva en pequeñas chacras. Hasta hace poco, los minifundistas escogían los frutos maduros (los granos de café en bruto) y usaban un molinillo manual para pelarlos o, en el peor de los casos, piedras. Después secaban la pulpa, que fermentaba en un pequeño recipiente con agua y se secaba al sol. Un minifundista lo dejaba fermentar 18 horas y otro 48, unos usaban agua sucia y otros limpia, según dónde estuvieran, por lo cual, la calidad del café variaba mucho. Lo enviaban en cantidades muy pequeñas de “pergamino” (granos todavía recubiertos por una capa denominada pergamino) a una estación central de compra, donde se distribuía en lotes comercializados, se descascarillaba en la fábrica y se exportaba.

El café obtenido, debido a las diferencias en la calidad del agua, el tiempo de fermentación, etc., era de calidad industrial. Se exportaba, fundamentalmente a grandes tostadores industriales, como Rwanda Ordinario y Rwanda Standard, lo que probablemente no sea un buen ejemplo de denominación. Esta era la situación de todo el café rwandés hasta 2000.

(El resto en ....Forum de Comercio Internacional)



miércoles, 4 de julio de 2007

La hora del café

NEW: Too Much Coffee Clock

Wristwear: Luv 4 Coffee (Limited Edition)

Relojes artístico realizado por Sonya Paz, polifacética pintora sobre la que podéis saber más pinchando en la imagen. Próximos post sobre ella en el Club y en Cajón Desastre

Nota

Hola, amigos.
He redireccionado el antiguo Club. Ya mismo me pongo a migrar las entradas a esta nueva dirección. Mientras puedo acabar el trabajo, los enlaces a ellas estarán inutilizados. Os pido un poquito de paciencia, me llevará algo de tiempo, pero lo haré, prometido. Besos con café.

Todos los artículos

Listado con todos los artículos publicados en el Club, desde su inauguración, clasificados por temas.